Menú Cerrar

El rol de la Enfermera en Control de Infecciones (ECI)

El control de infecciones fue emergiendo como una disciplina muy reconocida en el cuidado de la salud desde el nombramiento de la primera “Enfermera en Control de Infecciones”, en Inglaterra de la década del cincuenta. Años más tarde, en la década del sesenta, con la Formación en control de infecciones, surge esta especialidad en los Estados Unidos; y hacia los finales de la década del setenta, en varios países más, inclusive en Argentina.

En la Argentina el control de infecciones comenzó en 1979, cuando el Dr. Daniel Stamboulián, tras su formación en los Estados Unidos, creó un servicio de Infectología y Control de Infecciones en el Sanatorio Güemes de Buenos Aires. Para la época, la introducción de esta práctica fue una idea novedosa. También, el hecho de seleccionar a dos enfermeras profesionales para cumplir importantes tareas en su equipo, Viviana Fernández y Beatriz Donelly junto a Stella Maimone, que un año después fue integrada al equipo, se convirtieron en las ECI pioneras de la Argentina. Por primera vez las enfermeras ocuparon un espacio operativo central en los programas de control de infecciones. De no menor trascendencia resultó, luego, la creación de la Asociación Argentina de Enfermeros en Control de Infecciones (ADECI). Fundada el 17 de septiembre de 1994, sus principales objetivos son:

  • Estudiar y difundir los conocimientos relacionados con la prevención y el control de las infecciones
  • Organizar y/o participar en congresos, jornadas u otro tipo de reuniones científicas que se realicen dentro o fuera del país.
  • Hacer efectiva y orgánica la relación permanente con sociedades o centros especializados análogos nacionales o extranjeros promoviendo un fluido intercambio científico – cultural.
  • Brindar asesoramiento sobre toda medida de gobierno concerniente a la prevención y el control de infecciones que afecten la salud pública en sus conceptos profilácticos, sanitarios y/o asistenciales.
  • Promover la creación de filiales en todo el país.

 

En cumplimiento de sus fines, ADECI elaboró y publicó normas de control de infecciones para hospitales; organizó congresos nacionales e internacionales; participó en actividades científicas fuera del país; asesoró al Ministerio de Salud Pública y Acción Social sobre un sistema de vigilancia (SIVENIH); es miembro de la Federación Internacional de Control de Infecciones; y continúa editando su propia revista institucional: VISIÓN.

 

Entrevista a Lic Silvia Margalejo Raffín (Presidente de ADECI)

El cuidado del paciente requiere de mucha vocación, ¿qué cualidades tiene que tener una enfermera/o para ser una buena enfermera/o?

Mucha paciencia porque nuestra profesión no está admitida como tal y hay que saber afrontar muchas cosas, hay que tener una vocación de estudio constante y permanente. No podes quedarte atrás y tenes que estar continuamente actualizándote. Tiene que ser una vocación, no puede ser tomado solo como un trabajo, pero tener vocación por tu profesión no significa tener abnegación a ella.

¿Cómo se actualizan los conocimientos? ¿Hay varias opciones para las enfermeras?

 Se pueden hacer cursos, asistir a congresos para capacitarse. Algunas instituciones te lo brindan pero no son la mayoría. Los costos son elevados y por eso a veces es muy difícil poder actualizarnos como deberíamos. Es muy importante saber inglés, porque las novedades y traducciones en español llegan muy tarde y ya queda desactualizado. Es muy importante poder asistir a jornadas, y recibir las actualizaciones de las distintas instituciones de manera permanente. Pero el que no tiene acceso a este tipo de información debería poder asistir a los congresos o jornadas por lo menos una vez al año.

 ¿Cómo es un día de trabajo de una Enfermera en Control de Infecciones?

 Lo que hacemos una vez que tenemos establecido el programa, es seguirlo para recabar los datos y para mantener actualizados cuáles son los factores de riesgo. En casos puntuales cuando se detecta una infección, lo dialogamos con la jefa de infectología, con las kinesiólogas en terapia intensiva cuando se trata de neumonías. Hacemos el seguimiento de los casos, evaluamos y vigilamos bien de cerca qué es lo que está sucediendo. Una tarea muy importante es que actualizamos las normas constantemente, actualizamos los datos para el programa y verificamos los aislamientos. Y en mi caso particular la docencia, que me consume mucho tiempo porque aquí tenemos un centro formador, al tener una residencia de todas las profesiones, constantemente tengo que estar capacitando y formando a los jóvenes profesionales.

fuente: ADECI

Artículos relacionados