Menú Cerrar

“Los costos de la certificación se autofinancian”

El IRAM entrevistó al presidente de ADOX, Javier Viqueira, a raíz de la certificación que logramos de la norma IRAM-ISO 50501 “Sistema de Gestión de la Innovación”. Explicó los principales beneficios obtenidos y cómo ha sido el retorno de la inversión.

Fuente: IRAM

Con motivo de la certificación de la norma IRAM-ISO 50501 “Sistema de Gestión de la Innovación” que entregamos a la firma ADOX, y que la convirtió en la primera empresa argentina en alcanzarla, dialogamos con su presidente, Javier Viqueira, acerca de los beneficios y mejoras obtenidas en términos de productividad. La presente certificación abarca el “Diseño y desarrollo de aplicaciones tecnológicas para productos y servicios innovadores a los campos de salud, agro y seguridad”.

-ADOX es la primera empresa argentina en certificar su SGI basado en la norma IRAM 50501, ¿qué es la innovación para Uds.?
-A lo largo de los 27 años que tiene la empresa, la innovación se ha vuelto nuestra forma de crecer, ya que en los años 90´ empezamos como distribuidora de productos médicos; en el 93´ nos convertimos en importadores de productos para el área de cuidados críticos; en el 97´ pasamos a ser una droguería especializada fármacos para anestesiología; en el 2005 nos reconvertimos en fabricantes de equipamiento médico; en 2009 diseñamos el primer sistema de medición portátil del mundo para los gases de efecto invernadero, cuyo desarrollo fue declarado por la revista Popular Science de EEUU como el más innovador en el Cuidado del medio ambiente de ese año; luego, en el 2012 comenzamos a fabricar productos químicos para la limpieza y desinfección de áreas críticas; en el 2015, junto a investigadores del CONICET, la UNSAM, y la UBA nos dedicamos a desarrollar nano partículas antibacterianas; y actualmente estamos abocados al diseño de robots de desinfección para áreas limpias, entre otras cosas.

-¿En qué consiste la implementación de un sistema de gestión de la innovación (SGI)?
-Para nosotros fue una herramienta fundamental para empezar a ordenar todas esas energías que en forma anárquica circulaban por la empresa.

-¿Por dónde debería comenzar una organización que desea desarrollarla?
-Creo que la norma lo va guiando a uno sobre los puntos más débiles de la organización en cuanto a la innovación, al menos eso sucedió en nuestro caso. Nos llevó a hacernos preguntas que jamás nos habíamos hecho, y a trabajar en cómo podíamos sistematizar las tareas que veníamos haciendo bien.

-¿De qué manera lograron delinearlo desde Adox? ¿Cuáles fueron los tiempos de desarrollo que manejaron?
-Contamos con el apoyo de los profesionales de Quara que manejan muy bien el tema y el tiempo fue de aproximadamente un año hasta llegar a la implementación.

-¿Cuáles fueron las capacitaciones que tuvieron que incorporar para los empleados? ¿Las dictaron para un grupo específico o fueron dirigidas a toda la organización?
-Las capacitaciones fueron y son sistemáticas y variadas, hay algunas que dictamos para absolutamente todo el personal, ya que creemos fundamental que todos formen parte de este proceso; y otras, específicas para gente que trabaja o colabora con el departamento de desarrollo.

-¿Se encontraron con algún obstáculo durante el proceso? En ese caso, ¿han logrado sortearlo? ¿Cómo?
-El primer obstáculo con el que nos encontramos fue el de reconocer nuestras habilidades y las forma en la que se generaba la innovación en la empresa. Considero que pudimos superarlo generando actividades sistemáticas que nos aseguraran que esas buenas practicas que hasta el momento nos habían permitido ser innovadores y progresar en base a ellas no se pierdan, sino que, por el contrario, se potencien.

-¿Cuáles son los principales beneficios percibidos?
-Poder cambiar las habilidades personales por destrezas y conocimientos colectivos, incentivando el trabajo en equipo y la participación desde el inicio de los proyectos de todo el personal de la organización.

-A partir de la certificación obtenida, ¿en cuánto tiempo estiman un retorno de la inversión?
-El retorno de la inversión es instantáneo a medida que vamos corrigiendo errores y vamos potenciando las habilidades. Ya empezamos a generar valor en la organización por lo que podríamos decir que los costos de la implementación se autofinancian.

-¿Detectaron una mejora en cuanto a los tiempos de productividad?
-Claramente al poder sistematizar los procesos de innovación (sin que ello lleve a tener una estructura rígida que atente contra la innovación), hemos logrado mejorarlos muchísimo.

-¿Tienen pensado asumir nuevos desafíos en materia de certificación? En ese caso, ¿cuáles son los pasos que se proponen seguir?
-Sí, pensamos asumir el nuevo de desafío de certificar la norma ISO 13485 de Equipos Médicos, que nos posibilitaría vender productos de este tipo a todo el mundo. Actualmente, estamos con auditorías internas para solicitar posteriormente la certificación.

-¿Qué valor agregado consideran que aporta la marca IRAM a la certificación?
-IRAM nos ha acompañado en todos los procesos de la empresa, ya que cuando empezamos a crecer acreditamos la ISO 9001 que nos ayudó a ordenarnos, cuando empezamos a fabricar Máquinas de Anestesia certificamos la IRAM 37202, que nos posibilitó demostrar a nuestros clientes que teníamos un equipo de calidad internacional; y ahora que la empresa necesita generar prácticas que le garanticen la continuidad de la innovación, mediante la IRAM 50501 lo estamos logrando. Por eso es que decimos que IRAM estuvo en todas las etapas de la vida de la empresa.

 

Artículos relacionados

Contáctenos