Menú Cerrar

Nueva investigación Covid 19

Según un nuevo estudio, las personas vacunadas con un nivel más bajo de anticuerpos están más expuestas a las infecciones por COVID-19. Esto podría ayudar a decidir a quién elegir primero para la tercera inyección de la vacuna contra la COVID-19.

Una nueva investigación pionera del Centro Médico Sheba (Tel Aviv, Israel) demostró que algunas personas vacunadas contra la COVID-19 tienen menos anticuerpos que otras personas inoculadas, lo que las coloca en un mayor riesgo de infectarse por el virus SARS-CoV- 2.

A pesar de la alta eficacia de la vacuna de ARN mensajero BNT162b2 contra el SARS-CoV-2, se han reportado infecciones poco frecuentes, incluidas infecciones entre los trabajadores de la salud. En su estudio, los investigadores caracterizaron todas las reinfecciones por COVID-19 entre 39 trabajadores de la salud completamente vacunados durante el período de cuatro meses después de la segunda dosis de vacuna y compararon la respuesta humoral periinfección en estos trabajadores con la respuesta en controles emparejados. Encontraron una tasa baja de reinfección (0,4%). Entre los 39 trabajadores que dieron positivo para la COVID-19, la mayoría tenía pocos síntomas, pero el 19% tenía síntomas de COVID-19 prolongados (> 6 semanas).

La mayoría de los trabajadores sanitarios infectados tenían valores de Ct para el gen N que sugerían que habían sido infecciosos en algún momento. Lo que es más importante, los investigadores encontraron que los títulos bajos de anticuerpos neutralizantes y de anticuerpos IgG específicos de S pueden servir como marcadores de infección progresiva. En este estudio, la correlación entre los niveles de anticuerpos neutralizantes y las reinfecciones fue más fuerte que la de los anticuerpos IgG. Los investigadores encontraron que la diferencia en los títulos máximos de anticuerpos neutralizantes y de IgG entre casos y controles estaba más fuertemente asociada con el riesgo de infección que la diferencia en los títulos periinfecciosos. Este hallazgo fue consistente con la hipótesis de que el título de anticuerpos neutralizantes después de la vacunación es un marcador de la respuesta inmune general y sugirió un posible papel del título de IgG. Por tanto, una disminución en el título de cualquiera de estos anticuerpos (en lugar del título máximo) puede no predecir con exactitud una disminución en la protección.

Además, el equipo descubrió que los títulos de anticuerpos neutralizantes de la periinfección se correlacionaban con la carga viral y, por lo tanto, con la infectividad de las reinfecciones. Este resultado puede eventualmente ser incluso más importante, ya que se ha demostrado que la inmunidad inducida por vacunas protege en gran medida contra la enfermedad clínica, pero es algo menos protectora contra la infección y la infectividad. La identificación de correlatos inmunes de protección (o falta de ella) contra el SARS-CoV-2 es fundamental para predecir cómo la desintegración esperada de anticuerpos afectará los resultados clínicos, si se necesitará una dosis de refuerzo y cuándo, y si las personas vacunadas están protegidas. Esta capacidad de predicción es particularmente importante para el desarrollo de nuevas vacunas.

Fuente: https://www.hospimedica.es

Artículos relacionados

× ¿Podemos ayudarte?