Menú Cerrar

Recomendaciones de la CDC para mitigar contagio de COVID

Mejorar la ventilación

La CDC recomienda implementar un enfoque estratificado para reducir las exposiciones al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Este enfoque incluye utilizar múltiples estrategias de mitigación, entre ellas mejoras en la ventilación del edificio, para reducir la propagación de la enfermedad y disminuir el riesgo de exposición.

ventilacion-natural

Herramientas para mejorar la ventilación

Algunas de las siguientes intervenciones se basan en la guía elaborada por la American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE) denominada Guía para operaciones en edificios durante la pandemia del COVID-19. No todas las intervenciones funcionarán en todas las situaciones. Tenga precaución en áreas altamente contaminadas al aumentar la ventilación de aire del exterior.

Usar irradiación germicida ultravioleta (UVGI, por sus siglas en inglés) como tratamiento complementario para inactivar el SARS-CoV-2 cuando las opciones para aumentar la ventilación y filtración del aire de los ambientes son limitadas.
adox ultraviolet germicidal
Sistemas de Desinfección UV-c

Las siguientes son herramientas para identificar formas de mejorar la ventilación:

  • Aumentar la introducción de aire del exterior.
  • Usar ventiladores para potenciar la efectividad de las ventanas abiertas.
  • Garantizar que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una calidad de aire aceptable en el interior de acuerdo al nivel de ocupación de cada espacio.
  • Equilibrar o adaptar los sistemas de HVAC para aumentar el flujo total de aire hacia los espacios ocupados cuando sea posible.
  • Apagar los controles de ventilación a demanda.
  • Mejorar la filtración central del aire.
  • Garantizar que los extractores de aire de los baños funcionen con capacidad total cuando el edificio está ocupado.
  • Inspeccionar y mantener la ventilación con extractor en áreas como cocinas, zonas de preparación de comidas, etc.
  • Usar sistemas portátiles de ventilación/filtración de alta eficiencia para partículas (HEPA) para ayudar a optimizar la purificación del aire (especialmente en áreas de mayor riesgo, como consultorios de enfermería o espacios habitados por personas con mayor probabilidad de tener COVID-19 y/o mayor riesgo de contraer COVID-19). Vea las siguientes preguntas frecuentes acerca de los filtros HEPA y los purificadores de aire portátiles HEPA.
  • Generar flujo de aire desde los espacios limpios a los menos limpios al evaluar y reposicionar, según sea necesario, las rejillas de suministro de aire, las rejillas de aire de escape y/o los ajustes de las compuertas.
  • Usar irradiación germicida ultravioleta (UVGI, por sus siglas en inglés) como tratamiento complementario para inactivar el SARS-CoV-2 cuando las opciones para aumentar la ventilación y filtración del aire de los ambientes son limitadas.
  • En espacios no residenciales, encienda el sistema de HVAC en la configuración de ingreso máximo de aire exterior por 2 horas antes y después de la ocupación del edificio.

Artículos relacionados

× ¿Podemos ayudarte?